Visita el Alcázar de Sevilla

El Real Alcázar de Sevilla es un viejo palacio que data del siglo XIV y fue construido sobre una fortaleza anterior, por los Califas de la Sevilla musulmana.

El Alcázar de Sevilla ofrece maravillosos ejemplos de construcción mudéjar, con bellos jardines y elementos de varias épocas como la islámica, gótica, renacentista y barroca. El acceso principal se encuentra en la Plaza del Triunfo, justo al lado de la Giralda y junto a la Catedral. Los muros del Alcázar delimitan parte con el  precioso Barrio de Santa Cruz, un conjunto monumental y urbano único en el mundo.

Unas excavaciones en la zona han demostrado el origen romano del Alcázar, en unas construcciones que fueron convertidas en Palacio-Fortaleza con la llegada de los moros a Sevilla en el año 712. Cuando Fernando III reconquistó la ciudad en 1248 convirtió la fortaleza en palacio real y fue su hijo Alfonso X quien emprendió las primeras construcciones y el palacio góticoEl Palacio mudéjar de Pedro I, con elementos musulmanes y cristianos fue otro de los añadidos más importante, un conjunto arquitectónico que ha ido sufriendo los desastres meteorológicos de la historia (como el terremoto de Lisboa de 1755) aunque a día de hoy sigue siendo residencia real, siendo por tanto la más antigua del mundo en su género.

 

Cómo realizar la visita

El acceso se realiza por la Puerta del León, con azulejos muy bonitos de este animal y que embellecen las murallas del siglo XII que rodean el monumento.

Una vez dentro, y tras pasar los controles de acceso, se pasa al Patio del León desde donde se puede visitar la Sala de la Justicia, que era parte de los palacios musulmanes originarios de los que además de esta sala se conserva el Patio del Yeso, que también es visitable.

Si vuelves al Patio del León una buena opción sería ir hacia el Patio de la Caza que da acceso a la Casa de Contratación, donde se regulaba el comercio con las Indias con instalaciones tan importantes como la Capilla en la que Isabel y Fernando se reunieron con Colón tras su segundo viaje.

Desde el Patio del León se accede al Patio del Crucero, del siglo XII y con elementos arquitectónicos añadidos a los de Alfonso X. El Palacio Gótico data de tiempos de Alfonso X, 1254 y tiene tres estancias principalesla de los tapices, la capilla y la sala gótica con preciosas decoraciones en sus techos. Desde el Palacio gótico se accede al Patio de la Montería, que nos permite conocer el Palacio Mudéjar, un conjunto de gran empaque arquitectónico y decorado con una enorme cantidad de detalles y colores.

Para lo último podríamos dejar quizás los maravillosos Jardines del Alcázar, por su impactante belleza que hace que requieras del tiempo suficiente para quedarte hipnotizado con el paisaje, de vegetación exuberante, fuentes y elementos decorativos de diferentes estilos y épocas. Tampoco te puedes perder el Jardín del Estanque con su pequeña estatua de Mercurio.

Fuente: http://sevillaocio.com/2018/04/04/visita-el-alcazar-de-sevilla/