Cómo no engordar en verano: 5 sencillos gestos

No saltarse ninguna comida, beber mucha agua, cuidado con el exceso de frutas, mejor batidos que refrescos light, y mucho mejor cerveza sin alcohol.

El verano ya está aquí. Al menos lo parece. Muchos estáis pensando en las vacaciones para desconectar, comer, disfrutar, y olvidarse de la dieta. Pero si tú lo quieres es cuidarte en verano de una manera sencilla, hoy te contamos cinco pasos sencillos que nos descubre Alejandro Cánovas, nutricionista del hotel Barceló Montecastillo. ¡Toma nota que son muy fáciles!

Confundir sed con hambre

En verano nos deshidratamos con mucha más facilidad por lo que para no pensar que todo el día tienes hambre, haz esta prueba: “bebe un vaso grande de agua y espera cinco minutos, si la sensación vuelve escoge un snack saludable como las nueces. La mayoría de las veces de trata de una mezcla de ambas sensaciones”, afirma el nutricionista.

Barra libre de fruta

Con moderación, que ya sabemos que los buffet libre son una perdición. “Lo ideal es consumir cuatro piezas: dos en el desayuno, una a media mañana y otra después de comer”, apunta Cánovas. Una receta con varias frutas, semillas, super alimentos… y un batido bien rico, sano y natural para empezar el día.

Refrescos light

Aunque estas bebidas reducen el aporte de calorías, pero hay, “es mucho más beneficioso inclinarse por bebidas como el zumo de tomate, que tiene muy pocas calorías y aporta nutrientes”. Incluso la cerveza sin alcohol, es uno de los mejores aliados, no sólo por su aporte de colesterol bueno, sino también por el ácido fólico, la prevención de grasa en las arterias, reduce el riesgo de padecer un infarto…

Saltarse la cena

Jamás hay que saltarse una comida, es mucho mejor adaptar el menú que toque, como bien afirma el nutricionista “hay que adaptarla, reduciendo proporcionalmente el grupo de alimentos que se haya tomado durante el picoteo”, si hemos ido de aperitivo o de merienda, es mejor cenar menos, pero picar algo saludable.

Si lleva lechuga no engorda

Una mentira piadosa pero que no es cierta. Cualquier comida que incluya lechuga no reduce automáticamente su aporte calórico. Según Cánovas “debemos tener cuidado con ingredientes como el queso de cabra, el exceso de frutos secos, los crutones de pan o las salsas, ya que convierten las ensaladas en platos hipercalóricos”.

Fuente: https://as.com/deporteyvida/2018/06/04/portada/1528126515_805591.html