Así fue el parto de Silvia

ASÍ FUE EL PARTO DE SILVIA

Martes día 15 por la mañana fui a la gine y me dijo que estaba muy verde y que si el viernes 18 no había nacido, me provocaban el parto.

el mismo martes por la noche sobre las 9 empece a notar contracciones, no regulares pero bastante dolorosas. Al cabo de una hora, ya eran regulares. A las 3 de la mañana ya eran cada 5 minutos y nos fuimos para urgencias.
Me pusieron los monitores y tenia unas contracciones fuertes y otras mas flojas, el cuello lo tenia medio borrado y no estaba nada dilatada, así que me dijeron que podían llevarme a una habitación o podía irme a casa y pasar esas malas horas en casa. Así que nos fuimos, estaríamos mas cómodos en casa que en una habitación sin poder movernos.

Llegamos a casa a las 5 de la mañana, sobre las 8 ya eran insoportables y mi marido las contaba cada 3 minutos, aguante en casa hasta las 10, no quería ir al hospital y que me dijeran que aun no estaba bastante dilatada.
Mi sorpresa fue que cuando llegamos ya estaba dilatada de 6 cm!!! así que el parto ya estaba ahí!!!

A las 12 me sacaron sangre para las pruebas para la epidural (ahí tenia clarísimo que la quería, y la quería ya!!!) llevaba tantas horas de contracciones que mi cuerpo ya no sabia como ponerse y las manos de mi marido estaban tan estrujadas que seguro que ni las sentía, aunque el me decía, aprieta mas fuerte y mas y mas. Me aliviaba mas la risa que me daba de como me animaba que el hecho de estrujarle jajaja

Hasta las 13:30 no se presento el anestesista, y bendita epidural!!! mi cuerpo estaba a destrozado.

Mi bebe, el que tardo 12 días mas de la cuenta en nacer, en ese momento tenia prisa por salir!!! y a las 15:43, después de pocos empujoncitos ahí estaba, la matrona la levanto de caras a mi y me pregunto… es niño o niña!!!! estaba tan emocionada que apenas podía hablar y con una risa nerviosa y medio llorosa de felicidad le dije… es mi niña!!!! me la puso encima, la mire… que guapa!!! mire al papa y reía tanto como lloraba. Fue el momento mas emocionante que he vivido nunca. Mi pequeña lloraba a mares y a mi me hacia llorar de felicidad el oírla y verla tan guapa y tan perfecta. Aun ahora contándolo se me saltan las lagrimas de la emoción que viví en ese momento.

Ya se me ha olvidado lo que dolían las contracciones, lo que dolió que me cosieran (se terminó el efecto de la epidural) y ahora solo me queda el dolor de los puntos y unas pequeñas hemorroides de tanto empujar que me matan. Pero ese dolor se me va cada vez que veo a mi niña.

A los dos días nos íbamos para casa. La pequeña se habitúa a una vida y nosotros nos habituamos a ella.
A los cuatro días ya se le cayó el cordon umbilical. Y por ahora me parece que va todo bastante bien, aunque no sepamos siempre el porque de sus llantos y suframos cada vez que llora por lo que le pueda pasar y nos cueste un poco habituarnos a la lactancia.

Silvia y Sonia (6 días)

 

Fuente: https://maternidad.enfemenino.com/foro/asi-fue-mi-parto-fd337182